lunes, 6 de agosto de 2018

La tristeza y la ira son emociones adaptativas


Normalmente hablamos de emociones positivas y negativas, pero lo cierto es que todas las emociones son adaptativas.

Nuestro cerebro está hecho para la supervivencia, por tanto las emociones nos ayudan a ser capaces de adaptarnos al entorno.

La tristeza es la emoción que sentimos ante una pérdida de un ser querido o ante una gran decepción.
Hoy en día sabemos que las personas podemos morirnos de pena, de ahí la necesidad de expresar lo que sentimos.
Llorar es la expresión de la tristeza y muchas veces no nos permitimos llorar porque nos preocupa lo que puedan pensar los demás sobre nosotros.

Es necesario llorar para expresar el dolor que sentimos dentro, de lo contrario podríamos tener problemas psicológicos en el futuro.

La ira es la otra emoción que debemos de aprender a gestionar.

Expresar ira nos ayuda a hacernos respetar ante aquellos que intentan aprovecharse de nosotros, alejandonos de aquellas personas que tratan de aprovecharse de nosotros.

Expresar ira cuando la sentimos nos permite no llegar a cometer actos agresivos y muy violentos en el futuro.

Por eso todas las emociones, incluso aquellas que pensamos que son negativas, son necesarias para nuestro bienestar psicológico.

La capacidad de gestionar las emociones es lo que nos hace humanos.

3 comentarios:

  1. Tienes toda la razon. La ira es la que me cuesta dominar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te cuesta dominarla acude a un profesional, gracias

      Eliminar
    2. Si te cuesta dominarla acude a un profesional

      Eliminar